Algunos Tratados Internacionales de derechos humanos en materia de inclusión que son obligatorios en México:
  • Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad (ratificación 17 diciembre 2007).
  • Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales (ratificación 05 julio 2006).
  • Convenio 182. Convenio sobre la Prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para su eliminación (ratificación 30 junio 2000).
  • Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares (ratificación 8 marzo 1999).
  • Convención de los derechos del niño (ratificación 21 septiembre 1990).
  • Convenio 169 de la OIT Sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países. Independientes  (ratificación 5 de septiembre de 1990).
  • Convención sobre la eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (ratificación 23 marzo 1981).
  • Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (ratificación 20 febrero 1975).
  • Declaración Universal de los Derechos Humanos.(*)
  • Carta de la Organización de las Naciones Unidas (firmada el 26 de junio de 1945 y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 9 de octubre de 1946).
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales (ratificación 23 de marzo 1981).
  • Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San José de Costa Rica” (ratificación 24 de marzo 1981).
  • Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos “Protocolo de San Salvador” (ratificación 16 de abril 1996).
  • Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad (ratificación 25 de enero 2001).
Es importante resaltar que México no es parte de la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza. Comentarios generales sobre nuestros primeros hallazgos: 1.- Inclusión. Por lo general, los tratados internacionales no establecen definición de inclusión, sino que prohíben la discriminación en el goce de un derecho. Realizando una recopilación de lo dispuesto en diversos tratados, podemos afirmar que lo que expresamente se señala como posibles causas de discriminación en el goce de los derechos humanos de la niñez y, por tanto también el de la educación, es: la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición de los niños y niñas, de su madre, padre o de sus representantes legales o condición social. Se hace especial mención a que los Estados deben garantizar que los niños y niñas se vean protegidos contra toda forma de discriminación por causa de la condición, las actividades, las opiniones expresadas o las creencias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.  A contrario sensu, cualquier forma de exclusión en la educación generada por estos motivos se convierte en una violación directa de dicho derecho humano y debe ser corregida de tal forma que se restituya al niño en el goce pleno de su derecho a la educación. 2.- Existen en algunos tratados -sobre todos los que se refieren a materias específicas-, que contienen algunas disposiciones en positivo. Sólo señalamos un ejemplo de los muchos temas que pueden analizarse: Discapacidad/ niño mental o físicamente impedido: (son citas textuales de algunos de los tratados)
  • Deberá disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren su dignidad, le permitan llegar a bastarse a sí mismo y faciliten la participación activa del niño en la comunidad. (Art. 23.1 Convención sobre los Derechos del Niño)
  • En atención a las necesidades especiales del niño impedido, la asistencia que se preste  será gratuita siempre que sea posible, habida cuenta de la situación económica de los padres o de las otras personas que cuiden del niño, y estará destinada a asegurar que el niño impedido tenga un acceso efectivo a la educación, la capacitación, los servicios sanitarios, los servicios de rehabilitación, la preparación para el empleo y las oportunidades de esparcimiento y reciba tales servicios con el objeto de que el niño logre la integración social y el desarrollo individual, incluido su desarrollo cultural y espiritual, en la máxima medida posible. (Art. 23.3 Convención sobre los Derechos del Niño)
  • Se deberán establecer programas de enseñanza diferenciada para los minusválidos a fin de proporcionar una especial instrucción y formación a personas con impedimentos físicos o deficiencias mentales. (Art. 13.3, e) Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos “Protocolo de San Salvador”)
  • Atención especial con el fin de alcanzar el máximo desarrollo de su personalidad . (Art. 18 Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos “Protocolo de San Salvador”)
  • El término “discapacidad” significa una deficiencia física, mental o sensorial, ya sea de naturaleza permanente o temporal, que limita la capacidad de ejercer una o más actividades esenciales de la vida diaria, que puede ser causada o agravada por el entorno económico y social (Art. 1 Convención Interamericana para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad).
  • El término “discriminación contra las personas con discapacidad” significa toda distinción, exclusión o restricción basada en una discapacidad, antecedente de discapacidad, consecuencia de discapacidad anterior o percepción de una discapacidad presente o pasada, que tenga el efecto o propósito de impedir o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por parte de las personas con discapacidad, de sus derechos humanos y libertades fundamentales (Art. 2, a) Convención Interamericana para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad).
  • No constituye discriminación la distinción o preferencia adoptada por un Estado a fin de promover la integración social o el desarrollo personal de las personas con discapacidad, siempre que la distinción o preferencia no limite en sí misma el derecho a la igualdad de las personas con discapacidad y que los individuos con discapacidad no se vean obligados a aceptar tal distinción o preferencia. En los casos en que la legislación interna prevea la figura de la declaratoria de interdicción, cuando sea necesaria y apropiada para su bienestar, ésta no constituirá discriminación. (Art. 2, b) Convención Interamericana para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad).

Existen disposiciones similares de cada uno de los temas que pueden dar origen a la exclusión.

(*) Cabe destacar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es un documento adoptado y proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la resolución 217 A (III), del 10 de diciembre de 1948, en el cual se consideró a la Declaración como el ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse a fin de que los individuos como las instituciones, promuevan el respeto a los derechos y libertades ahí reconocidos, asegurando, su reconocimiento y aplicación universal y efectiva, tanto entre los Estados miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.