Amparo contra la suspensión de las evaluaciones

Uno de los requisitos fundamentales del derecho a la educación, plasmado en el artículo 3º de la Constitución Federal, es la idoneidad docente. A efecto de garantizar la idoneidad de los docentes, las leyes en materia educativa establecen las evaluaciones para el ingreso, promoción y permanencia en el servicio profesional docente. Incluso se creó el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) como órgano constitucional autónomo para garantizar la autonomía, imparcialidad y rigor de dichas evaluaciones.

El viernes 29 de mayo de 2015, la SEP anunció que se suspendían de forma indefinida todas las evaluaciones para el ingreso, promoción y permanencia en el Servicio Profesional Docente de Educación Básica y Media Superior. Este anuncio se dio justamente 8 días antes de celebrarse las elecciones intermedias de nueve gubernaturas (Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora) y de Diputados Federales en todas las entidades federativas. Las elecciones estaban programadas para el día 7 de junio de 2015 y existía gran presión por parte de diversas secciones sindicales de Michoacán, Guerrero, Chiapas y Oaxaca agrupadas en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (la CNTE), para que se suspendieran las evaluaciones, bajo amenaza de impedir las elecciones intermedias.

Esa suspensión arbitraria y sin sustento alguno representó una violación del Artículo 3º Constitucional y la invasión de competencias del INEE.

Sólo dos días hábiles después del anuncio, (2 de junio de 2015), presentamos un amparo contra la suspensión de la evaluación docente, misma que quedó radicada en el Juzgado Sexto de Distrito del Distrito Federal, bajo el expediente 1023/2015.

El Juez determinó conceder la suspensión provisional del acto reclamado, para el efecto de que la autoridad responsable no suspendiera los procesos de evaluación para el ingreso, promoción y permanencia en Educación Básica y Media Superior programadas por este año. Posteriormente, el 23 de julio de 2015, el Juez decretó la suspensión definitiva, para el mismo efecto.

En consecuencia, el Secretario de Educación Pública tuvo que levantar la suspensión decretada y anunciar en conferencia de prensa que las evaluaciones se harían como estaban programadas.

Una vez que finalizó la primera etapa de evaluación al desempeño docente, consideramos que el amparo había cumplido su función y, en enero de 2016,  nos desistimos de la demanda, dándose por terminado este asunto.