Amparo contra las Irregularidades en las Convocatorias, Michoacán

Uno de los elemenos fundamentales del derecho a la educación de los niños, niñas y jóvenes es la idoneidad de los docentes. A partir de la reforma educativa se estableció que el ingreso al servicio profesional docente se llevaría a cabo a través de concursos públicos que aseguren que los mejores aspirantes son los que obtengan las plazas vacantes. Las plazas se deben ir otorgando en el orden de prelación, derivado del resultado de los concursos. Cualquier forma de ingreso distinta es nula.

El 16 de abril de 2015, se publicó en Michoacán la Convocatoria para el Concurso de Oposición para el Ingreso a la Educación Básica, Ciclo Escolar 2015-2016, misma que contemplaba CERO plazas y CERO horas a concursarse. Al realizar un análisis de lo anterior, se encontró que la autoridad educativa local había publicado, de manera bastante sospechosa y sólo unos días antes otra convocatoria, la Convocatoria al Concurso Extraordinario de Oposición para el Ingreso a la Educación Básica, Ciclo Escolar 2015-2016 de fecha 16 de marzo de 2016,  misma que contemplaba un total de 179 plazas y 360 horas a concursarse. Resulta ilegal que aun cuando todavía no se habían asignado plazas a maestros con resultados idóneos del Concurso de Oposición del Ciclo Escolar del año anterior (2015-2016), se hubiera emitido una convocatoria extraordinaria, que parece a modo. La única razón para poder convocar a un concurso extraordinario es precisamente el que se haya agotado la lista de prelación vigente, lo que no había sucedido en Tlaxcala pues todavía habían muchos aspirantes con resultados favorables (idóneos) a los que no se les había asignado plaza.

Derivado de lo anterior, en mayo de 2016, interpusimos en conjunto con tres maestros que resultaron idóneos en la Convocatoria Ordinaria del Ciclo Escolar 2015-2016 -lugares 2, 19 y 75 de la lista de prelación-, una demanda de amparo indirecto en contra de las  autoridades responsables de las Convocatorias Ordinaria y Extraordinaria para el ciclo escolar 2015-2016. Dichas convocatorias son contrarias al artículo 3º Constitucional, a la Ley General del Servicio Profesional Docente, a la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Educativa y  desconocen el derecho de los docentes a obtener una plaza de acuerdo al lugar que obtuvieron en la lista de prelación.

Con fecha 6 de junio de 2017, nos fue notificada la sentencia derivada de este juicio en la que el juez resolvió:

  • Reconocer el interés legítimo para impugnar las convocatorias de los concursos y la asignación de plazas.
  • Estableció que la emisión de las convocatorias y la asignación de plazas sí son actos de autoridad, por lo que el juicio de amparo es procedente en contra de ellas.
  • Determinó que independientemente del tiempo que haya pasado y del hecho de que se hayan otorgado las plazas a diversas personas, un amparo sí puede reparar las violaciones y/o irregularidades en la emisión de una convocatoria o en la entrega ilegal de plazas por no respetar el orden de prelación. Ya que el juez puede ordenar a las autoridades educativas que dejen insubsistentes las convocatorias respectivas y asignen las plazas de manera correcta en estricto apego al orden de prelación.